expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

Archivo del blog

jueves, 25 de febrero de 2016

"Adivina cuánto te quiero"



Adivina cuánto te quiero
Sam McBratney (Autor), Anita Jeram (Ilustradora)

+1 año

Era la hora de dormir. La liebre pequeña color de avellana se agarraba fuertemente a las orejas de la gran liebre color de avellana.
Quería estar segura de que la liebre grande la escuchaba. “Adivina cuánto te quiero”, le dijo.
¡Uf”, no creo que pueda adivinarlo!”, contestó la liebre grande.
La liebre pequeña con gestos trata de indicar lo mucho que quiere a la liebre grande: abre los brazos lo máximo posible o los estira hacia arriba cuánto más pueda. La liebre grande imita sus gestos y, gracias a su tamaño, siempre parecerá que su amor es más grande.
Y yo te quiero hasta aquí arriba” contestó la liebre grande.
¡Qué alto…! ¡Ojalá yo tuviese brazos tan largos!”, pensó la liebre pequeña. 
Te quiero desde el suelo hasta aquí arriba, te quiero tan alto como lo que soy capaz de saltar, te quiero hasta donde mi vista me permite ver… pero la liebre grande siempre logra quererlo un poquito más. Y así seguirán hasta que la pequeñita esté a punto de dormirse.
Te quiero de aquí a la LUNA”, dijo, y cerró los ojos.
Eso está muy lejos”, dijo la liebre grande. “Eso está lejísimos”.
Aunque much@s de vosotr@s ya conocéis el final y la celebérrima frase que cierra este libro, no voy a desvelar más para no estropear la sorpresa a l@s demás.
Solo quiero subrayar que es conmovedor que la liebre grande la pronuncie cuando la liebre pequeña ya está dormida para dejarle saborear la “victoria”.
Se trata de un imprescindible para compartir con l@s más pequeñ@s momentos de inolvidable ternura. También lo aconsejo para todas las futuras madres que quieren empezar a leer algo al bebé cuando todavía se encuentra en la barriga.
Es un cuento perfecto para explicar a nuestr@s hij@s que el amor que sentimos hacia ell@s es tan grande que es imposible cuantificarlo.
La excusa perfecta para hablar de cariño, llenar de besos a nuestr@s peques y fortalecer aún má si cabe el vínculo de amor que nos une a ell@s. Ideal también para ser leído antes de ir a dormir.
Además se presta a adivinanzas y comparaciones con un final abierto que deja espacio a expresar libremente los sentimientos.
También es un cuento muy emotivo para l@s adult@s (la liebre grande en realidad es un macho, pero se puede perfectamente adaptar).

El libro, un éxito internacional con casi 30 millones de ejemplares vendidos, ha sido publicado en distintos formatos, incluso desplegable o con peluche
Si te gusta y quieres comprarlo online en un sitio de confianza, lo encuentras aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario