expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

Archivo del blog

domingo, 26 de julio de 2015

"El museo"

El museo
Susan Verde (Autora), Peter H.Reynolds (Ilustrador)
Ed. Serres

+3 años




Una niña pasea fascinada por las amplias salas de un museo. Cada obra de arte suscita en ella una emoción distinta: felicidad, curiosidad, tristeza, incluso locura. Se siente identificada con el objeto o el personaje representado en el cuadro o en la escultura: asustada como el protagonista de “El grito” de Munch o concentrada como “El pensador” de Rodin.

Hasta que llega a un lienzo en blanco, que en un primer momento la deja estupefacta, le hace pensar a una broma. Pero pronto interpretará ese lienzo como una invitación a expresarse por si misma y a crear su propia obra de arte, dejándose llevar por el entusiasmo y la creatividad.
Un relato sobre las sensaciones que el arte despierta en la imaginación de los niños y la huella que que deja en corazón, un recuerdo que siempre les acompaña.



Lo recomiendo a todos los amantes del arte que quieren compartir con los niños su pasión.
Increíbles como siempre las ilustraciones de Peter H.Reynolds y su interpretación de obras de Van Gogh, Degas y Picasso es exquisita.

¿Hay una edad mínima para que los niños puedan disfrutar del arte?
En mi opinión no. Obviamente la forma de disfrutar de las obras de arte irá cambiando con el tiempo, pero siempre pueden transmitir algo.
Mi peque ha respirado arte desde que tenía pocos meses. El primer museo que visitó fue el Museo Picasso cuando tenía casi dos semanas de vida. 
Ya con 4 meses, cuando la llevaba al Centro de Arte Contemporáneo giraba la cabecita, atraída por los colores de algunos cuadros.


El arte causa esa sensación de maravilla que es el principal motor del aprendizaje. 

Lo mejor ha llegado cuando ha empezado a andar. Le encanta bailar y hacerlo delante de las obras de arte la inspira de manera especial.
Una vez asistimos incluso a un espectáculo de danza en el museo. A partir de ese momento la asociación entre museo y baile se ha hecho indisoluble.
"Anna Laura, ¿vamos al museo?
"Sí, ¡a bailar!!


Cuando veo
una obra de arte
con fuerza
el corazón
me late.
Es una reacción
que no puedo evitar;
de inmediato
me pongo a bailar.


Exactamente como la protagonista de este cuento tan inspirador y que rebosa alegría y pasión.

Si te gusta y quieres comprarlo online, puedes hacerlo aquí.





No hay comentarios:

Publicar un comentario